16/12/07


“¿RENOVACIÓN O DEGRADACIÓN?”

¿Quién puede estar en contra de la renovación? En principio nadie. Pero si añadimos a esta palabra el calificativo de Política, Generacional o Ideológica… seguro que surgen opiniones diversas.

Viejo, antiguo, joven, jovial. ¿Cuándo deja uno de ser joven? ¿Es una cuestión de edad, de estilo, de estética? ¿No dependerá más bien de actitudes y de ideas que uno mantiene ante uno mismo y ante los demás? ¿No estaremos sustituyendo un prejuicio por otro? ¿No estaremos confundiendo joven con capacitado? Superemos prejuicios de edades; lo importante es la valía personal.

El objetivo de los diferentes partidos es ganar las elecciones por amplia mayoría y para ello supongo, hay que presentar a candidatos con gancho electoral. ¿Renovar para qué? Para reducir la abstención y ganar.

Los electores riojanos con independencia de su preferencia política tienen que sentirse orgullosos de sus candidatos, para que ejerzan el derecho al voto sin resquemor. ¿Cómo pueden los ciudadanos identificarse con alguien que no conocen? ¿Con una renovación mal llamada “generacional”, mal justificada y hueca, es más fácil ganar? ¿Cómo es que se presentan a candidatos personas que acumulan hasta tres y cuatro cargos? ¡¡¡Así No!!!
¿Si no se renueva para ganar para qué se renueva? ¿A qué edad se jubila un político? ¿Cuándo cumple 50? Si es así, aviso a navegantes.

Planteada la cuestión, sigo preguntándome ¿Qué nos creemos que ven los jóvenes de 18 años en un hombre de 30? ¿Un joven como ellos? Pues no. ¿Qué ve una señora de 75 en un político de 50? ¿Un viejo? Pues tampoco. ¿Qué imagen se quiere dar: la de experiencia, la de falta de candidatos o la del veto hacia algunos precandidatos?

Lo importante en un político es su discurso, qué dice, qué transmite; la eficiencia, la responsabilidad, la concordia y la serenidad que no están reñidas con la edad, más bien al contrario y eso lo saben valorar los votantes.

No degrademos más la imagen pública por favor. Una renovación que huya del debate político, ideológico y estratégico no es una alternativa responsable.


1 comentario:

Julian dijo...

Hola Chema:
Obviamente no debemos confundir renovación con degradación, ni renovación con gente joven, sino con gente nueva.
Sin embargo, cuando las cosas parecen atascadas, tras muchos años de continuismo, es preciso renovarlas. Por supuesto con todos los respetos para que nadie se sienta "ehcado".
La renovación debe realizarse con gente nueva, ya que de lo contrario, lo que puede ocurrir es que estos procesos finalicen con el denominado "cambio de cromos" que, por cierto, olvidaste añadir en la terminologia politica de tu artículo del saltimbanqui.
Este cambio de cromos, se produce cuando una persona que lleva ostentando un cargo público durante muchos años, pasa a ocupar otro, para que este otro se vaya a un lugar distinto...
La verdadera renovación por tanto requiere de personas nuevas para la opinión pública.
Si las personas nuevas, elegidas por citerio de merito, proyección, valía, responsabilidad de partido, oportunidad...además son personas jovenes, tanto mejor.
Pero por favor, no enquistemos un debate. Hay quien quiere pervertir un debate para atacar a los politicos jóvenes, solo por el hecho de ser jóvenes, lo que supone, en definitiva, que ellos en realidad, lo que estan, es en contra de cualquier tipo de renovación.
No olvidemos una máxima: los politicos no se queman cuando se "aburren" de la política, sino cuando los ciudadanos se "aburren" de ellos.
La conclusión es clara: renovación para la no degradación.