17/9/07

“LA GRANDEZA DEL COSMOS”

Hace unos días, escuchaba en mi radio las palabras del señor Rafael Bachiller, mandamás al parecer de los astrónomos españoles. El motivo de la entrevista era sobre las Perseidas. Sí, lo que coloquialmente llamamos las lágrimas de San Lorenzo. El tal experto, tengo que decir, me acompañó en mi frugal desayuno cautivándome de inmediato su locución y la forma tan didáctica de explicar algo tan inmenso como es el cosmos en el que vivimos. En su relato, dejó dicho que los restos de cometas, lluvia de meteoros que coincidieron aquel día, o así lo entendí yo, no volverían a pasar hasta el 14 de agosto de 2126, en fin.
Transcurrió el día y por motivos que no vienen al caso, por la madrugada, parte de mi familia y yo salimos a las proximidades de Logroño, en busca de los restos de cometas que dan pie a tan maravilloso espectáculo nocturno. No tuvimos suerte, el cielo estaba algo nublado, pero, lo intentamos.

Pasados unos días, madurado el tema, me doy cuenta de lo insignificantes que son las peleas políticas que algunos se traen. Lo aburrido que es escuchar que “España se rompe…” en boca de los señores Aznar, Acebes, Rajoy y Zaplana o, argumentos como el dado por el sr. Blanco (correligionario mío) quitando hierro a la dimisión de los jóvenes socialistas navarros, cuando todos sabemos que el PSN se ha desgarrado para lograr un acuerdo en el que el PP solo ha tenido que decir que acepta allí el talante de ZP, para llorar.

Pienso que estos señores deberían tumbarse, cuanto antes, no en el diván de un psicólogo, sino en un prado y mirar, en soledad, sin ruido y sin luz artificial que les despiste, esa gran bóveda celestial y tan peculiar que nos acompaña todas las noches, salpicada de infinitos puntos brillantes que como pequeñas luciérnagas conforman nuestro cosmos. Seguro, que el vértigo que a cualquier mortal produce tal avistamiento, también a ellos les afectaría. Ciertamente, somos tan pequeños ante esa masa que, a partir de esa noche se pensarán, no decir, ni hacer tantas tontadas desde el manto mediático que zarandea la política en el siglo XXI, en el que el poder y el éxito rápido parecen ser el fin posmodernista.

J M (Chema) BUZARRA CANO

1 comentario:

Rafael dijo...

Buenas ! muchas gracias por interesarse por las perseidas y por la astronomía en general. Muchas gracias también por sus elogios hacia mi persona. Lamento, sin embargo, no haberme expresado suficientemente bien en lo que se refiere al próximo episodio de las perseidas y quisiera hacer una clarificación. Naturalmente las perseidas regresarán en agosto cada año, que es cuando la Tierra atraviesa la órbita (el camino) del cometa 109P/Swift-Tuttle, camino que está sembrado por los restos que va dejando el propio cometa. Tal cometa, que tiene un periodo de unos 134 años, pasó cerca de la Tierra en 1992 y, por tanto, no volverá a pasar por aquí hasta 2126. El año en que tenemos al cometa cerca de nosotros la lluvia de estrellas es particularmente intensa y es por eso que para el 14 de agosto de 2126 se espera un buen espectáculo. Pero, entre tanto, nos conformaremos con las tradicionales lágrimas de San Lorenzo en su nivel medio que tendrán lugar cada mes de agosto.

Muchas gracias de nuevo y un saludo muy cordial, Rafael Bachiller

PD.- Ah ! y no soy ningún "mandamás", soy sobre todo un astrónomo. Y el director, con muchas obligaciones, de un instituto (el Observatorio Astronómico Nacional) donde sirvo, tanto al centro como a la sociedad en general, lo mejor que puedo y sé.