9/8/08

NO A LA PENA DE MUERTE


Me hago eco de un cibercorreo que anda circulando por el mundo, cuyo firmante es la conocida asociación AMNISTÍA INTERNACIONAL. En esta ocasión la campaña intenta parar la ejecución de Behnoud Shojaee y Mohammad Feda’i. Estos dos condenados son de Irán y en torno al 12 de agosto puede que ya nio estén entre nosostros. Ambos fueron condenados a muerte tras ser declarados culpables de homicidios cometidos cuando eran menores de edad. Ninguno de los dos contó con una asistencia letrada adecuada durante el juicio.

Behnoud y Mohammad fueron condenados a quesas, es decir, a un castigo equivalente al delito cometido. Los familiares de las víctimas tienen derecho a pedir que se les ejecute o a indultarlos a cambio de una compensación económica. Terrible, pero así están las cosas.

El 12 de junio el presidente de la Magistratura de Irán, el ayatolá Mahmoud Hashemi Shahroudi, suspendió durante un mes la ejecución de Behnoud y Mohammad para que sus familiares tuviesen más tiempo para negociar con las familias de las víctimas el pago de la diyat (indemnización).

Como es conocido la pena capital es un tema abierto en todas nuestras sociedades pero, el derecho internacional prohíbe la ejecución de personas menores de edad en el momento de cometer el delito. Por ello, Irán, Estado Parte en la Convención sobre los Derechos del Niños y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, debe conmutar inmediatamente la pena de muerte a Behnoud y a Mohammad y poner fin a estas ejecuciones.

Desde 1990, Irán ha ejecutado al menos a 30 personas que eran menores de 18 años en el momento de cometer los delitos y se sabe que en la actualidad al menos otras 85 están a la espera de ejecución.

La forma de ayudar a impedir la ejecución de estos dos jóvenes, así como de los otros menores condenados a muerte en Irán, es firmando el documento de AI.

¡Actúa y colabora!

3 comentarios:

la cabaña progresista dijo...

Ya he firmado Chema.
Un ser humano no tiene la potestad de quitar la vida a otro ser humano.
Un saludo.

Fernando Martínez López dijo...

Alguien dijo que el grado de madurez de un país se mide por su abolicionismo...y me parece que la Gran Potencia nunca se terminó de fiar de su sistema... y de Linch pasaron a racionalizar el miedo a sí mismos y a lo que han venido construyendo, donde la libertad tiene una cuenta pendiente acojonante con la magnanimidad y su capacidad de integración.
Al final si eres negro, latino o de otra raza "diferente" tienes muchas posibilidades de que te sentencien y...te ejecuten.
Empieza a tener más muertos en nómina ese nefasto presidente que muchos supuestos "tiranos" a los que denuncia y amenaza a todas horas...
La pena de muerte es el recurso de un país que se tiene miedo a sí mismo.

carinae0 dijo...

Hola Chema, me encanta ver este post en tu blog. Hace años que recibo cosas de Amnistia Internacional y me fastidia que aún haya gente reticente a dirmar....

La pena de muerte es ua pandemia en muchos lugares del mundo, no solo en Iran y todo lo que se luche conra ella es poco.

Un beso

Marga