17/3/08

RELANZAR "EL MANIFIESTO"

El pasado 14 de marzo se cumplió el 125 aniversario de la muerte de Karl Marx. A su funeral, en el Cementerio de Highgate de Londres, acudieron apenas once personas entre los que se encontraba su entrañable amigo Federico Engels.

A lo largo de su vida construyó una serie de fundamentos orientados en hacer una sociedad alternativa al capitalismo que eliminara la explotación y la injusticia social. Vida en al que no pudo ver realizado su sueño y mucho menos, por suerte, la de padecer el dogmatismo practicado por algunos, que interpretaron equivocadamente sus principios inspiradores.
Durante todos estos años en todo el mundo y no solo el occidental, sus tesis han sido objeto de debates, siendo en el fondo hace escaso tiempo cuando se ha iniciado a comprender el significado, alcances y límites de sus tesis.

Echando la vista a tras, finales de la década de los 70, algunos jóvenes riojanos nos atrajo su pensamiento y su obra. Eran tiempos en los que las dictaduras europeas caían y pronto llegaría la hora a España. La rebeldía juvenil se extendía por USA y algunos países de la Vieja Europa. Eran momentos en los que los jóvenes queríamos construir una sociedad diferente. Así, algunos de nosotros, pertenecientes a las Juventudes Socialistas de La Rioja, además de leer El Manifiesto Comunista o El Capital, metíamos nuestras narices en los libritos de bolsillo de Marta Haneker y de Pablo Iglesias. ¡¡Que fuerte!! ¿No les parece?
Pero ¿Qué es lo que nos puede decir la obra de Marx para los que vivimos en los inicios del siglo XXI? Creo que mucho, sobre todo para los que no están cegados por el “pensamiento único”. Hoy existen dos iniciativas mundiales para el repensamiento del legado de Marx: la primera es el Diccionario histórico-crítico del Marxismo fundado por Wolfgang Fritz Haug en 1994 y que con la colaboración de más de mil investigadores del mundo ha llegado a su sexto volumen y la segunda es la aportación de Jacques Bidet a través de la revista Actuel Marx publicada en Paris. En fechas recientes apareció un ensayo en la revista Crítica Jurídica en donde amplio mis puntos de vista sobre la problemática abierta por el gran pensador de Treveris.

A mí, siempre me convenció aquello de: partiendo de la doctrina clásica, según la cual sólo el trabajo humano produce valor, Marx denunció la explotación patente en la extracción de la plusvalía, es decir, la parte del trabajo no pagada al trabajador y apropiada por el capitalista, de donde surge la acumulación del capital. Criticó hasta el extremo la esencia injusta, ilegítima y violenta del sistema económico capitalista, en el que veía la base de la dominación de clase que ejercía la burguesía.

Bueno, la Historia sigue. Veremos.

2 comentarios:

carinae0 dijo...

Francamente, un artículo muy bueno, Conozco a Marx y me gustan sus ideas, pero me has despertado la curiosidad de sus ideas actualizadas:-)

un saludo y adelante con el blog

marga

Socialistas de Cuzcurrita dijo...

Buen trabajo compañero, comparto tu reflexión.