21/11/10

35 AÑOS SIN FRANCO


Es muy recurrente por estos días el leer artículos o escuchar comentarios sobre la muerte de Francisco Franco, “el generalísimo”, es más, yo mismo voy a dejar constancia de ello en mi blog. Recuerdo que aquel día, el 20 de noviembre de 1975, me encontraba haciendo la mili en Almería y, además de encontrarme con la bandera a media asta, fue un de los días en los que la soldadesca más gastó en la cantina y más sonrisas cómplices vi en mi vida. Esa fue la forma de celebrar la desaparición del dictador, que no del franquismo. Lo cierto es que él y su régimen consiguió aniquilar militarmente a sus enemigos y muchos de sus adeptos con el tiempo pasaron del brazo en alto, a muchos de ellos meterse la mano en el bolsillo enriqueciéndose vilmente. Luego vinieron los reformistas, franquistas de toda la vida que pronto se convirtieron de la noche a la mañana en demócratas de toda la vida.
Hoy, ya sin el dictador, sigo aspirando a tener una democracia en la que el ciudadano se vea identificado, se vea protegido y pueda realmente participar más allá de acudir a las urnas cada cierto tiempo. Hoy, para superar la “dictadura del populismo” y la “dictadura de los mercados” no sujetos a proceso democrático alguno, urge que los partidos de izquierdas identifiquen mejor sus propuestas y los políticos sean concordantes con lo que dicen y hacen. De lo contrario jóvenes y algunos maduros pueden ver al sistema como inoperante y contrario a sus intereses cívicos. Y, eso me recuerda mucho a los postulados del franquismo. Solución: Más y mejor democracia.
Foto: Grupo de franquistas freente a la concatedral de La Redonda, funerales a F. Franco, Logroño, 1975.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por escuchar!

JM (Chema) Buzarra Cano dijo...

Hola Anónimo:

Es muy importante escuchar y poder comentar las cosas que de una u otra forma nos preocupan. En cualquier caso seguimos escuchando y aprendiendo.

IBE dijo...

Cuando yo ayer lo "celebraba" trabajando, ja,ja, tengo que aguantar en una entrevista de tv. a un niñato decir que tenía q levantar la cabeza el abuelo, refiriéndose al caudillo, para solucionar los problemas actuales. Yo lo mandaba a cultivar un pelín más sus 20 añitos y que viese que el Abuelo, fue nuestro Pablo Iglesias, único y genuino.

Esa gente, no lo puedo negar, sacan lo peor de mí, es la misma España profunda de siempre.